Páginas vistas en total

jueves, 13 de octubre de 2016

EL SARCOMA

EL SARCOMA

De vuestro cronista, José A. Castillo Rodríguez. Otoño de 2016.

   La inocencia es el atributo esencial de casi todos los que ejercen de niños. A veces, bajo ese rostro que no ha sido contaminado aún por el mal, se esconde una tragedia. Adrián lo sabe bien. Tiene su cuerpo herido gravemente por el asta de un toro que le corroe por dentro. A él, que hubiera querido exponerse ante ese noble animal que va de verdad, a muerte, intentando defender con la fiereza de su instinto su propia vida.
A ese niño inocente y enfermo, a ese chiquillo de ojos grandes y puros, algunos toreros le han ofrecido un homenaje, por recaudar fondos para esa infancia que sufre. Adrián padece en su cuerpo la sombra de un sarcoma contra el que lucha a diario. Algunos, desde la más absoluta de las maldades, le han deseado la muerte porque el chiquillo pretende ser torero cuando sea mayor. He aquí ese otro sarcoma de la intolerancia, del totalitarismo, del más miserable de los sentimientos que, en pro de defender a un animal, propone acabar con la vida de un pequeño inocente e ingenuo. En sus excrecencias y exabruptos que les permiten las redes sociales (a veces cloacas insociales) se señala nítido el mal que les corroe, éste sin posible alivio, pues la maldad no se cura. Tampoco la cobardía, y mucho menos la estupidez.
 En estos tiempos, otros sarcomas sacuden el solar de la vieja España. Socaban la piel de nuestro país, despreciando el espíritu de la reconciliación que los españoles nos dimos tras el fin de la dictadura, y retornando a los sectarismos que nos llevaron a la tragedia incivil. Ahora acusa formas de intolerancia hacia un pasado histórico que, como en cualquier otra nación, tendrá a buen seguro luces y sombras. España celebra el descubrimiento de América a la par que casi todos los países de aquel continente, incluidos los anglosajones, como homenaje a la gesta de Colón. Instituida ya la democracia, es desde entonces nuestra Fiesta Nacional, y eso parece repeler a algunos, que hablan incluso de recuerdo de un genocidio: aun respetando toda opinión, pienso que acusan desconocimiento de la Historia, y como la desconocen, yerran. Simplifican las atrocidades de toda colonización, conózcase a Fray Bartolomé de las Casas, el primero en denunciar las malas prácticas de los colonizadores, léase a Sánchez Ferlosio, fustigador tanto de los abusos como de los falsos indigenistas,pero, aun admitiéndolas, el Occidente grecolatino fijó allí bien sus raíces en las universidades, en las catedrales, en las Reducciones, en la explotación de recursos, en el comercio, enriqueciéndose ambos continentes con intercambios sin los que hoy nuestro mundo no sería posible. Porque para genocidio atroz, este apunte: Hernán Cortés conquistó el Imperio Azteca con un puñado de hombres y varias piezas de artillería, pero sobre todo con la ayuda de los indígenas que odiaban a ese imperio, que los sojuzgaba y los asesinaba en bárbaros rituales en las pirámides o Teocalli, para saciar a sus sanguinarios dioses. Esos indígenas sí que sabían de genocidios.
  No pretendo dictar una clase de historia ni convencer a nadie. Nunca  he sido amante de tauromaquias, pero me indigna tanta maldad hacia la inocencia de un niño enfermo. En cuanto al resto, el sarcoma de la intolerancia y el sectarismo va parejo al de la ignorancia más supina. Pobre España si alguno de éstos alcanzara a gobernar algún día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario